miércoles, 6 de mayo de 2015

El Detenido por el Asesinato del Remisero en San Vicente no Tiene DNI

¿Éste es Alejandro M. C. (19)?
Parece un dato menor pero no lo es. Cuando lo capturaron por un asalto y toma de rehenes junto a su padre como cómplice dijo que tenía 17 años. Así al menos figura en las actuaciones de la Policía que fueron confeccionadas por personal de Gendarmería Nacional. Al supuesto menor se le inició un proceso por robo calificado y posteriormente fue beneficiado con libertad con restricciones, pues tenía que notificarse cada mes en un Juzgado de Eldorado. No pasaron ni tres meses y el presunto adolescente ahora se encuentra tras las rejas tras ser vinculado a un brutal homicidio. A fines de Octubre del año pasado había robado a su abuela en San Pedro y luego liberado a principios de Noviembre, todo esto sin siquiera con una identidad confirmada.

Si esto llega a ser así resultaría increíble la forma en la que el sospechoso burló primero a los gendarmes y posteriormente al sistema judicial y resulta probable que pueda haber cometido otros delitos, como el crimen del taxista Fabio Lorenzo (26). Desde la Fiscalia de San Vicente se propuso una reunión médica para determinar fehacientemente su edad.


Los antecedentes y las dudas

El sospechoso por el homicidio del taxista fue detenido el pasado lunes, luego la Policía descubrió con sorpresa que sobre él pesaban antecedentes graves: estaba sindicado como uno de los dos delincuentes que se disfrazaron de gendarmes y simularon un control para perpetrar un asalto a una familia sobre la ruta nacional 14, a principios de febrero de este año. 

Llamaba la atención que, en las actuaciones de la fuerza federal, figuraba como menor de 17 años. 
Había elementos para que no saliera en libertad durante un tiempo, considerando que lo capturaron con uniformes similares a Gendarmería y con un arma de fuego en su poder (un revólver calibre 32). No obstante, obtuvo el beneficio de la libertad con restricciones, que seguramente le fue concedido por su supuesta condición de menor. Pero a los efectivos policiales, el pasado lunes y tras capturarlo en el barrio San Ramón de San Vicente, no les cerraba: la fisonomía del sospechoso no era el aspecto físico de un adolescente. 

Por ello, una comisión viajó a San Pedro para entrevistarse con la madre del joven, quien les dio un dato revelador: “Su hijo nació el 17 de julio de 1995 en Andresito. Se crió prácticamente en San Pedro y jamás lo registró oficialmente, por tal motivo no cuenta con acta de nacimiento ni con DNI”, contaron los investigadores.  La progenitora del sospechoso confirmó su identidad.

Vehículo del remisero asesinado

Buscan al “cerebro” del  temible dúo

Pese a los giros que tiene la investigación por el homicidio del joven taxista Fabio Lorenzo, los hechos por ahora indican que se trató de un asesinato a sangre fría en medio de un robo a mano armada. Se cree que fue en circunstancias en que la víctima intentó escapar de los delincuentes, que antes de encerrarlo dentro del baúl de su Chevrolet Corsa, se hicieron pasar por pasajeros. 
Lo abordaron la noche del pasado sábado 25 de abril en la terminal de San Vicente. En el trayecto hasta San Pedro (un total de 65 Kilómetros), conforme a las pericias, el taxista fue encerrado por los ladrones en la cajuela del vehículo. Estando maniatado, pateó  los asientos traseros y esto habría sido interpretado por los malandras como un intento de fuga. Al parecer, el acompañante le efectuó dos disparos (si es que el auto iba en marcha), uno de los cuales le impactó en la cabeza y lo mató en el acto. La otra bala quedó alojada en su cuerpo a la altura del tórax.

Las pruebas de balística arrojaron que este último proyectil era calibre 38. El lunes pasado, un perito descubrió una ojiva del mismo calibre dentro del baúl y de esta manera se pudo cerrar la hipótesis de que en ese cubículo se produjo el crimen.  Rastros de salpicaduras de sangre en esa cajuela reforzaron aún más la teoría. 

A la víctima le faltaban 3.000 pesos, es decir, que aparece el robo como el móvil más probable. Ahora resta ubicar al presunto cómplice del detenido, que (de acuerdo a los vecinos de San Pedro) era el ladrón que iba al volante del taxi al momento en que tuvieron que dejar el vehículo por un desperfecto mecánico. Le dicen “Rubio” y creen que era el “cerebro” del peligroso dúo. 

Fuente: Primera Edición, Multimedios Libertad.

2 comentarios:

  1. Cómplice así se escribe cómplice.

    ResponderEliminar
  2. Para saber la edad el sistema es el mismo que las plantas de pino. Con un corte se cuentan los anillos y sabemos con exactitud la edad. Un mono se detectó en Brasil que al morir tenía 100 años. Contaron los anillos del ano. Una vez preso se puede hacer lo mismo, sin afectar signos vitales.

    ResponderEliminar

San Vicente Informa no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos.