miércoles, 22 de mayo de 2013

Imprimir Comida Será Posible

Una impresora 3D de comida podría ser la solución al sistema alimentario actual, que se vuelve insostenible a medida que aumenta la población mundial. Pero, además, podría facilitar los viajes espaciales, pues la comida tardaría 30 años en caducar.

Prototipo de Impresora 3D para comidas
 

Uno de los muchos problemas de los viajes espaciales es el de la alimentación de los astronautas, pero esto podría cambiar pronto gracias a una impresora 3D de comida que es desarrollada por el ingeniero mecánico Anjan Contractor (de la empresa Systems and Materials Research Corporation) con financiación de la NASA. Además, este dispositivo podría resultar vital para alimentar a la población mundial una vez que comience a no ser sostenible el modelo actual.

De hecho, ésta es la principal preocupación de Contractor, que cree que cuando haya 12.000 millones de personas en el planeta será básico el uso de una impresora 3D de comida capaz de sintetizar comidas nutricionalmente adecuadas, según recoge Quartz.com.


El proceso será relativamente sencillo. Los ingredientes serán polvos que se insertarán en forma de cartuchos y se combinarán con aceites y líquidos para formar las capas que formarán estos platos. Curiosamente, esto hace que la pizza sea una de las recetas más sencillas de crear, pues encaja a la perfección con la disposición en capas. Además, se podrán conservar los cartuchos durante unos 30 años sin que estos se echen a perder.

Eso sí, los ingredientes serán muy diferentes a los que estamos acostumbrados a consumir. Los carbohidratos o proteínas serían simplemente polvos, por lo que no importaría su procedencia. Es decir, al no ser sostenible consumir, por ejemplo, carne, ésta podría ser sustituida por insectos. Esto puede resultar desagradable, pero Contractor cree que únicamente pensamos esto porque actualmente podemos permitírnoslo. Sin embargo, cuando la población sea demasiado elevada como para que la alimentación sea un problema todavía mayor, la alternativa no sonará tan mal.

Por su parte, los viajes espaciales de larga distancia requieren productos que tarden 15 años en caducar. Con estos cartuchos de comida en polvo se podría doblar la duración. Después, las pizzas espaciales se crearían capa a capa. Por el momento no hay un prototipo funcional (aunque sí se han mostrado dispositivos similares, como una impresora de chocolate), pero su construcción comenzará en las próximas semanas.
 

Así funciona:


EL SECRETO ESTÁ EN LA MASA:

La primera capa será la masa, que se cocina al mismo tiempo que se imprime. Después iría el tomate, que se combina con agua y aceite y, finalmente, la capa de proteínas, que pueden provenir de cualquier fuente. Es decir, desde gusanos a hierba o algas, pasando por, cómo no, la carne de origen animal.

Pero si esta receta no convence, habrá otras. ¿Cuántas? Todas las que se quiera, ya que Contractor va a abrir el software de su impresora 3D de comida, de modo que cualquier podrá crear y compartir recetas. De esta forma consigue atraer más atención hacia su creación (que, por cierto, está basada en hardware de código abierto), pero también hacer que tenga más usos.

No obstante, este futuro tan abierto todavía está algo lejos y realmente se corresponde más con la especulación. Es una alternativa, sí, pero una que requiere la creación de una industria, estándares y una tendencia. Sin embargo, la aplicación en los viajes espaciales sí podría darse a medio plazo.


Fuente: Alt1040.com, Facebook.com/TecnologiaenlaRED

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

San Vicente Informa no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos.