martes, 21 de agosto de 2012

Misiones en Alerta por Amenazas a sus Periodistas

Comunicado del Fo.Pre.Mi.:
Carlos Torres - Periodista Amenazado en A.del Valle
Lo ocurrido en Bernardo de Irigoyen con el atentado alperiodista Silvio Novelino nos impide esperar más tiempo en casos que se están investigando y conllevan un grave peligro para otros Colegas. La lentitud de las instituciones que deben velar por la seguridad de los ciudadanos –y en especial de quienes han asumido el deber social y profesional de informar- nos coloca ante la amenaza permanente de atentados y otras manifestaciones de violencia, que no tienen por qué ser soportadas por ningún trabajador de la prensa de Misiones o del país y que este Foro no está dispuesto a soslayar.

Nos referimos en esta ocasión a las amenazas de muerte sufridas por el periodista de Aristóbulo del Valle, departamento Cainguás, Carlos Alberto Torres. Según relata el propio damnificado, el pasado sábado 21 de julio, en ocasión en que se encontraba cubriendo junto a un camarógrafo las alternativas de un partido de fútbol de liga de veteranos entre los equipos de “Pollería Po-Que-Hue” y “Gran Hermano”, al querer entrevistar a un jugador de este último conjunto, identificado con el número 10, el mismo la emprendió contra el periodista profiriendo todo tipo de insultos.

El futbolista, luego de señalar al camarógrafo diciendo “con vos está todo bien”, rechazó el requerimiento periodístico de Torres acusándolo de “bocón” y amenazándolo de muerte: “Yo sé quien sos vos y algún día nos vamos a encontrar solos por ahí; vas a terminar tirado en una zanja con una bala”.

Torres sostiene que el agresor manifestó a terceros que hay más personas” que le “tienen ganasy que él –el futbolista- habría lamentado luego haber quedado expuesto por haber increpado en público al Colega. Según el mismo Torres, antes de este hecho, el Operador del programa de radio que conduce en FM del Valle recibió varias llamadas intimidatorias, entre ellas una que particularmente recuerda donde dijeron que “ése -por Torres- que se calle porque le vamos a cortar la lengua”.

El periodista se encuentra atemorizado. Vive en esta ciudad con su esposa e hijos y acudió a seguridad privada para su protección y la de su familia. Dada la gravedad de este último hecho y preocupado “por las cosas que están pasando últimamente” en su ciudad (no precisa qué cosas) realizó una denuncia policial en la Comisaría de Aristóbulo del Valle, actuando el Juzgado de Instrucción 1 –Secretaría 2- de la 2da. Circunscripción Judicial, con sede en Oberá.

El colega intuye, por comentarios de sus compañeros, que el sujeto que lo amenazó habría reaccionado como respuesta a la lectura que Torres realizó al aire de un artículo del diario Territorio Digital titulado “Candelaria: ahora el boom son los préstamos de financieros furtivos” y publicado el pasado 21 de junio. Según el mismo afectado, el agresor tendría vinculaciones con círculos vinculados a la usura y personas de dudosa reputación.

El periodista de FM Del Valle y Valle Visión se siente “marcado” y tiene “miedo”. Supone que puede ser nuevamente agredido y, como una de sus primeras medidas personales, decidió no volver a realizar su labor periodística en las canchas de fútbol locales.

Preocupa además, la total indiferencia de las autoridades que, a un mes de las amenazas, no se han comunicado con el damnificado para otorgarle las garantías y seguridad que a su condición de ciudadano y periodista le corresponden ante el tenor de los hechos denunciados.

Exigimos el rápido accionar de la Justicia así como una actitud responsable de las autoridades políticas de cada municipio, en éste y todos los casos que amenazan la tarea de los trabajadores de la prensa, en resguardo de la integridad física y moral de los mismos, de sus familias y los medios donde se desempeñan.
Insistiremos hasta el completo esclarecimiento y castigo de los responsables.

Notas relacionadas: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

San Vicente Informa no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos.