lunes, 19 de marzo de 2012

La Complicada Terminal de San Vicente

Durante los últimos 10 meses aproximadamente las personas que transitan por la Terminal de San Vicente se ven afectadas una y otra vez por las últimas reformas y ampliaciones que le están realizando, en teoría para brindar un mejor servicio y mayor comodidad.

La primer etapa de mejoras comenzó a fines del 2010 y tuvo como protagonista el cambio de lugar de los andenes. Los colectivos ingresaban desde Ruta Nacional 14 por el Norte y ahora lo hacen desde el Sur por la que podría ser la única calle colectora de una sola mano del país. El problema es que justo por debajo del actual acceso cruzan los caños del desagüe cloacal de los baños. De hecho recientemente los caños se rompieron por el peso de los colectivos y los baños colapsaron dejando un gran malestar entre los trabajadores y los eventuales pasajeros que deben soportar los olores nauseabundos que emanan cuando los inodoros rebosan. En esa oportunidad la Municipalidad debió recurrir a un camión cisterna para limpiar la mugre que salía de uno de los inodoros del baño de mujeres. Junto con los desechos humanos, salieron una cantidad de objetos que no deberían ser arrojados a los sanitarios, entre ellos cartones y toallas femeninas.

Gentileza: Diario Primera Edición - "camión cisterna"

La segunda etapa comenzó casi a mediados del 2011 y fue el acondicionamiento de estos andenes y el agregado un techo para cubrir a los pasajeros al subir o descender de las unidades. La tortura duró 9 meses. Las unidades debían salir por una calle lateral asfaltada, doblar por otras 2 empedradas y bajar por otras 3 cuadras más asfaltadas hasta llegar a la Ruta Nacional 14. Obviamente este desvío trajo inconvenientes en el asfalto y en el empedrado ya que estas no estaban preparadas para tanto peso diario.

La tercera etapa es la colocación de los pisos, rampas de acceso a discapacitados entre otras obras menores. Como pueden ver en este video las fallas de diseño son evidentes. Aquí un colectivo no encaja en el andén por el diseño de los mismos y obstaculiza una rampa para discapacitados. Es tan incómodo que este señor necesita pedirle al chofer que retroceda para poder avanzar. 

Esto es un claro ejemplo de falta de previsibilidad y desinterés por el prójimo sumado al hecho que aparentemente hasta ahora no está previsto una sala de espera para que las personas de la tercera edad, embarazadas o niños puedan resguardarse del frío en invierno o las inclemencias del tiempo.  

Uno de los últimos episodios los protagonizaron dos choferes de las empresas Capital del Monte y Horianski que literalmente cayeron en una de las canaletas destinadas al desagüe pluvial (foto abajo). Según se supo uno terminó con un tobillo lastimado y el otro con un corte en la pierna.

Trampas Mortales

Un vecino dijo:la terminal de cada municipio es el portal del pueblo y un resumen de nuestra cultura e intereses”, quizás ese sea el mensaje que deseen dar.

Notas relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

San Vicente Informa no se hace responsable de los comentarios aquí vertidos.